Montserrat en Barcelona y la Virgen de la Moreneta

El misterio que rodea a la Virgen de la Moreneta, patrona de Cataluña, convierten a la montaña de Montserrat en un enclave verdaderamente mágico. Algunas leyendas aseguran que su imagen fue tallada con las herramientas del propio San José.

En Montserrat, a cincuenta kilómetros de Barcelona, sobre una especie de repisa natural, se halla el monasterio que acoge a la patrona de Cataluña, la Moreneta. Es ésta una de las escasas y misteriosas Vírgenes Negras que hay en España. La leyenda dice que el color de la imagen es producto del sol del Mediterráneo, que le habría bronceado en su viaje desde Palestina.

La historia de la Virgen de la Moreneta

La historia sobre la Moreneta se remonta nada menos que al siglo I de nuestra era. Los barceloneses, consternados por la crucifixión de Jesucristo, mandaron una nave hasta Tierra Santa para ofrecer su pésame a la Virgen. Ella, agradecida, pidió a San Lucas que tallase una imagen para quienes vinieron a honrarla. Éste la habría realizado con los mismos utensilios que usara San José en su trabajo de carpintero. La talla, que, una vez acabada resultó ser blanca, llegó morena a la Península, producto, dicen, del sol que recibió durante el viaje.

El primer hogar de la imagen no fue Montserrat. San Pedro, enviado por la Virgen, se la habría entregado a los cristianos, quienes la guardaron en una catacumba que hoy estaría situada en la plaza de Sant Just, en pleno barrio gótico. Pero, cuando los musulmanes invadieron la Península, a fin de protegerla, la ocultaron en una sima de Montserrat, la conocida como la Santa Cova. La imagen permaneció allí durante siglos, hasta que unas misteriosas luces y un gran resplandor guiaron a unos pastores al lugar exacto en el que la imagen estaba escondida.

Pero el de la Moreneta no es el único misterio de Montserrat. A pesar de que se conocen hasta tres desembocaduras de un río que nace en el monte, sólo una persona asegura haberlo visto. Se trata del testimonio del padre Joana, un fraile del siglo XIX que supuestamente descubrió el cauce mientras estudiaba las cuevas de Montserrat.

En sus notas, recogidas por otro religioso, se puede leer lo siguiente: Venciendo dificultades y distancias, se llegó hasta muy adentro de la montaña, considerando el padre Joana que se debía hallar por debajo de la ermita de santa Ana. Cuando ya se proponía volver a la superficie, se encontraron con un barranco, por cuyo fondo transcurría un gran río subterráneo. Nadie más lo ha visto nunca, a pesar de que algunos expertos hablan incluso de un gran lago en el corazón de Montserrat.

Leyendas en Montserrat

Montserrat ha sido también escenario de numerosas leyendas sobre brujas y hechiceros. Éstos se reunían en la montaña por las vibraciones tan especiales que desprendía. Se cuenta que en la sima de Avec dels Pouetons, un pastor, mientras vigilaba su ganado, invocó a las brujas con estas palabras: “Brujas de Pouetons, diablos y diablones, si queréis merendar conmigo, yo os invito”.

Los maléficos seres tomaron en serio al pastor, y se personaron de inmediato en el lugar. La impresión que causó en él lo ocurrido que apenas pudo contar lo que vio, ya que murió poco después en extrañas circunstancias. Algunos vecinos aseguraron haber encontrado los huesos de todo su ganado en el interior de la caverna.

Imagen: Etb

Escribir un Comentario