Guía turística de Brasil 2016

Cristo Redentor de BrasilCon esta guía turística de Brasil me gustaría transmitiros mi última experiencia en cuestión de viajes. He visto mucho mundo, pero Brasil en sí mismo es un mundo inmenso y maravilloso. Viví allí por un tiempo y me fascinó desde todos los puntos de vista, he conocido lugares asombrosos y ha sido un verdadero deslumbramiento. Recomendar los viajes por Internet es lo primero que hago para ahorrar un poco en los billetes de avión. Se acabó eso de pagar cientos de euros por un simple ida y vuelta a Sao Paulo. Me fui con Air France, tarifa de un mes por 600 €, tasas incluidas. Ahí empezó lo bueno, desde un principio vas mucho más feliz pensando lo que te has ahorrado.

Como se decía antes, me gusta que los viajes salgan lo más barato posible asi que para empezar, me cogí un autobús en la estación de Avenida de América porque es lo más fácil para llegar al Aeropuerto Adolfo Suárez Barajas por 4 €.

Comienzo del viaje hacia Brasil

Comentar que el avión salió con mucho retraso, de modo que perdí el enlace París / Sao Paulo. No me importó nada, para el que pueda es muy interesante hablar idiomas, otra recomendación para cuando salimos al extranjero. No tengo problemas con tres o cuatro así que a pesar de los «peros» la compañía me ofreció un suculento almuerzo y una noche de hotel Campanille además de cena y «navette» (así llaman ahora en París a los minibuses del aeropuerto).

Salí para Brasil al día siguiente, relajada y feliz después de un buen descanso. El aeropuerto Charles de Gaulle está en obras, pero es maravilloso. Tercera recomendación, llevar una tarjeta personal de teléfono, funciona bien en casi todas partes y es económica. En este viaje hice exactamente 23 llamadas a fijos y móviles desde el extranjero y cuando me llegó la factura no pasó de 30 Euros. Imposible estos precios a través de operadoras, roaming, etc. El móvil ok, pero no todos tienen cobertura y dan más problemas y gastos. No olvidar la VISA u otras tarjetas de crédito porque te salva de muchos disgustos también. Iba mucho «mochilero», gente con dos jeans y poco más, animan mucho y saben de todo, es estupendo ser joven, ¿no os parece?.

El viaje de avión que suele ser un terror y un cansancio, resultó estupendo. En clase turista y por ese precio ya te desayunas con champaña, el catering delicioso, el trato perfecto, la máquina voladora un airbus de última hornada, los consejos en televisión en cada butaca sobre cómo hacer ejercicios sencillos para evitar problemas, toda la prensa, todo el confort posible en una chocolatera a rebosar de gentes de mil lugares y con mil problemas o felicidades, lo de siempre pero siempre nuevo, el compañero de asiento simpático o taciturno, los juegos interactivos de la cadena de televisión, la ruta, lo que has andado, lo que te queda, por donde estás.

De repente ¡oh delicia! ¡Las montañas del Atlas y el desierto! Esta compañía te lleva sobre tierra hasta más allá de Senegal, cosa que para mí es fundamental, no me gusta cruzar el charco y en este viaje el charco ha sido de unas 4 horas, creo que la mitad que otras veces, en que sales por Sevilla, Canarias y dale océano.

Eso que está ahí al costado ya es tierra, tierra de Belém do Pará. En París nevaba, el Atlas estaba blanco también, ahí abajo se «ve» el calor. ¡ Qué bueno, en pleno febrero español esa certeza absoluta de sol! Por supuesto toda mi ropa es de verano, mi plan es únicamente costa brasileña.

LLegada a Brasil y recomendaciones para viajeros

Primera noche en Guarulhos, nombre del aeropuerto y del pueblo. Ya conozco ese monstruo de capital así como Río de Janeiro (que empieza hoy mismo los Juegos Olímpicos 2016) así que justo el tiempo de dormir esa noche y partir. Brasil está caro, hay que elegir muy bien los sitios y las cosas, pero eso depende mucho de las disponibilidades de cada uno, como es lógico.

La moneda actual es el real y como paga mi marido no hago mucho caso pero por ejemplo he estado en algún camping dónde lo usual es que el precio sea de entre 5 a 6 Euros por persona y noche y otro tipo de establecimientos para dormir pueden ser los moteles, que pueden costar 20 € por noche. Al principio es un tanto raro estar en sitios así, que allí tienen por costumbre ser lugares de «parejas», pero hasta le da picante a la cosa.

Gastronomía Brasileña: una delicia

De comidas hay muchas y sabrosas, recomiendo «frango à paixarinho» (pollo frito, en pedacitos ), «farofa» (harina de mandioca), la famosa «feixoada» para los amantes de lo fuerte (alubias…etc) y la carne en «rodizio» que ya está cara pero es muy sabrosa.

Se puede comer mucho marisco bastante asequible, otra cosa rica es el «quibe», especie de pastel de carne picada, y no perderse toda clase de zumos de frutas tropicales, a veces las llaman «vitaminas» dependiendo del lugar. Típicos son los zumos de maracuyá, mango, piña, coco, lima, todo lo exótico está en ellos. Refrescos hay todos y muchos desconocidos para los de aquí, uno bueno es el de guaraná.

Lo peor de todo son las carreteras con lo que llaman, entre 6 nombres o más, «quebra-molas» (rompe muelles). No hay suspensión que aguante ! En cuestión de nativos, nadie tan afable y simpático como los «baianos» (Bahía). Es ahí donde empecé mi viaje, en Ilhéus, tierra de Jorge Amado y su Gabriela clavo y canela.

Lugares que visitar en Brasil

En esa zona todo es visitable y agradable. Ahí hay que comer sin falta «acarajé», pica, es delicioso, lleva gambas y más cosas, te deja maravillado y se compra en la calle a las mujeres vestidas de blanco inmaculado. Se puede ir hasta Itacaré, un paseo delicioso por entre una reserva de mata atlántica, todo al borde de una costa de playas idílicas.

También Olivença, rodeada de hermosísimos «resorts» que, cuando se va en grupos no resultan caros y son un lujo tropical aunque diferente de Cuba o Santo Domingo, etc. Brasil es otro mundo. En Ilhéus hay muchos sitios donde entretenerse, un lugar estupendo se llama Berimbau (nombre de un instrumento musical) donde tomar el pulso a la ciudad pues es bullicioso y en plan aperitivos comes y te refrescas.

La zona de la catedral tiene un mercado de artesanía que es un placer para la vista. Hay otro mercado artesanal estupendo frente al río. La playa del Cristo es famosa pero recomiendo la de Cururupe junto al camping Stack, saliendo de Ilhéus dirección Olivença. Imprescindible un buen mapa de carreteras y otro de playas, los hay buenos y detallados, hay que comprarlos allí mejor que llevar los típicos que venden aquí.

En Cururupe en 1559 los portugueses lucharon contra los indios tupiniquins exterminando a 2.000 que quedaron tendidos en sus radiantes y luminosas arenas. Son cosas que pasan y seguirán pasando, desgraciadamente, así se hace la historia. La batalla se llamó de los Nadadores, belleza de nombre para una chacina… Es imposible contar lo que se ve en 7.000 Km. y un mes… En esta zona de la que hablo hay gran riqueza de cacao y las grandes fortunas así se hicieron, época espléndida la del cacao.

La música en Brasil: seña de identidad

¿Y la música? La llevan en el alma y el cuerpo como algo natural. Hay cantidad de instrumentos musicales, algunos de una sencillez pasmosa a los que sin embargo le sacan sonidos asombrosos. Hay mucho mestizaje, cosa maravillosa pues en otras zonas de Brasil y a pesar de negarlo, hay racismo. Al cangrejo le llaman sirí y hacen una sopa sabrosa y picante » surumí » y a las almejas grandes le dicen lambretas. Usan mucho el cilantro, como en Portugal. Rico, rico y con fundamento como diría el Maestro Arguiñano. En la zona hay pocos cibercafés pero están entrando deprisa en la era ciber.

Cuidado con el sol, es abrasador. Protección a tope!! Las aguas calientes, incluso demasiado. ¿Bichos? Algún lagarto, y mucho mbareguy, palabra guaraní, es un mosquito diminuto y nada peligroso pero te abrasa vivo con sus picaduras. Solución, repelente en cantidad. ¿ Os gustan los helados ? Todos y alguno más, eso es lo que hay. Al peso… así los despachan, haces tu cóctel, te lo adorna, te lo pesan y te cobran. Todo un invento el brigadeiro (de chocolate y qué chocolate en la tierra del cacao) muy recomendable también si tenéis la ocasión de degustarlo.

Como véis Brasil es inmenso en todos los aspectos y espero volver a una tierra impresionante, llena de paisajes fascinantes, un placer de gastronomía y gente maravillosa!!.

Leave a Reply